6 de marzo de 2017

Elogio de la virtud - A Concha Fernández - in memorian - En el día de la mujer trabajadora. 8 Marzo 2017













                                     Elogio de la virtud.

                           
                                               I


                            Zapatos lisos de color marrón,
                            pantalón largo gris marengo,
                            rebeca cuello vuelto, flor corinto.


                            Hasta pasar inadvertida.


                            Porque ese fue su temple, el equipaje
                            en el que se envolvió Concha Fernández.


                            Le acompañaron ecos de mujeres
                            menos remuneradas que los hombres,
                            menos representadas que los hombres,
                            a veces maltratadas por los hombres
                            y les prestó su voz.

                           
                            La voz de su experiencia, el embrión
                            de una conciencia prematura
                            despierta a este universo adormecido.  


                            Hay números que cubren expedientes
                            de una formalidad uniformada,
                            mientras las estadísticas se crecen
                            detrás de tanta muerte imperdonable.


                            Tú viniste a liberar la noche con un beso
                            y ésta te recibió con un  abrazo
                            hasta fundirse en tu alma de mujer.

  
                            Hoy llega a nuestra isla la marea violeta
                            y deja en esta orilla los restos del naufragio
                            de un hombre a la deriva.
                           

                            Una coral de voces maternales
                            abrazan en su seno las olas que lo arrastran.


                            Esa lucha, mujer abanderada,
                            vive el fulgor de un sueño inquebrantable.

                            



                                               II
                  
        


                            Precisamente entonces te desahució la suerte.




  

                                               III



                            Insuflaste tu fuerza a los espacios
                            y empeñaste la esperanza en tu presente
                            por superar la suerte de un fiero carcinoma.     

                            Ningún diminutivo aumenta la dulzura,
                            ni alivia ese dolor, ni la tristeza.
                            Por eso preferiste llamarle por su nombre.
        
                            Así, la fortaleza inexpugnable,
                            que tuvo por coraza tu sonrisa,
                            supo del enemigo contra el que tú luchabas.   
                                                                                   
                            La inquieta brevedad,
                            la cadenciosa timidez del día,
                            la orilla de tu cuerpo,
                            quedaron camufladas de una solemne estirpe
                            luciendo su esplendor toda tu esencia.
                              
                            Hoy duermes acunada en la memoria.
                  
                            Nuestra tierna memoria
                            donde vuela tu alma, salta y corre
                            entre un millón de estrellas.
                           
                            Porque fue tu batalla ruido entre las olas
                            que amagan inundarnos
                            de voces y relámpagos de fuego.
                           
                            Un fuego iluminado a fuerza de luchar.
                           

                            En ti, nuestra esperanza tendrá siempre

                                            
                                        un nuevo lugar
                                                                    donde fundirse.